562-432-5541

« Back

Blog

Planificación de Patrimonio Para Parejas Casadas

Posted On: Nov 02, 2016, Posted By: Velasco Law Group

Un plan de patrimonio es una parte importante de los documentos legales de cualquier adulto, pero hacer provisiones completas y atentas para el fin de su vida se vuelve especialmente importante cuando forma una unión legal. Aunque varía según el estado, la “comunidad” legal que los cónyuges entran cuando se casan significa que su planificación patrimonial individual, si no se modifica, puede tener un efecto profundo y potencialmente adverso sobre el bienestar de su pareja al momento de la muerte. El matrimonio autoriza a los cónyuges a conjuntamente presentar impuestos, compartir ingresos y bienes y gozar de reconocimiento oficial como personas casadas, también afecta cómo se asignan los bienes después de la muerte de uno de los cónyuges. Por lo tanto, una vez que se termina el brindis celebrando un matrimonio o una pareja de hecho, es importante que juntos, los cónyuges lleguen a conclusiones con respecto a sus planes de sucesión.

Un plan de sucesión se compone de documentos escritos que, juntos, delinean los deseos de fin de vida de cada cónyuge y dirige la distribución de los bienes después de la muerte. Generalmente, un buen plan de patrimonio incluye un Testamento Final, una Directiva de Cuidado de la Salud y una Carta Poder. El Testamento Final delinea claramente la división de los bienes después de la muerte que serán administrados por un ejecutor designado. La Directiva de Cuidado de Salud, a veces referida como testamento vital, especifica sus deseos con respecto al tratamiento médico y nombra a su representante legal del cuidado médico en caso de su incapacidad o que no pueda comunicarse por sí mismo. El tercero otorga a un agente el poder de actuar en su nombre en asuntos de negocios, financieros o de propiedades, si usted ya no puede hacerlo.

Además de los beneficios obvios de un plan claro para sus deseos en caso de su incapacidad o la muerte – cuando los problemas legales son agravados por la confusión y la angustia  – el plan de sucesión también es esencial para hacer claras disposiciones financieras para su familia en el futuro y para reducir los costos fiscales y los honorarios legales asociados con la distribución de la propiedad. El proceso testamentario (probate) puede ser un proceso costoso. Por eso, tomar el tiempo para entender juntos la diferencia entre la propiedad separada y compartida establece la bases para la planificación de patrimonios matrimoniales. Propiedad separada es propiedad de cada uno de los cónyuges individualmente, aquella que fue poseída antes del matrimonio o que ha sido delineada en un acuerdo prenupcial, también regalos, herencias recibidas antes o después del matrimonio, y procedentes de lesiones personales.

La propiedad compartida o conyugal es propiedad conjunta de ambos cónyuges juntos, incluyendo la propiedad adquirida usando el dinero que el cónyuge ganó durante el matrimonio, los ingresos ganados, o bienes acumulados debido a los esfuerzos maritales y la propiedad regalada a ambos cónyuges durante el matrimonio. También clasificable como propiedad conyugal – frecuentemente responsable de la mayor aflicción en los procedimientos de divorcio o sucesiones – es la propiedad separada que se ha mezclado con los bienes del matrimonio, como una herencia depositada en una cuenta bancaria conjunta.

La planificación matrimonial también es afectada por su estado de residencia. En los Estados de Propiedad Comunitaria, como California, la ley matrimonial dicta que la propiedad de la propiedad compartida se divide igualmente (50/50) entre los cónyuges. Cuando un cónyuge muere, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a la parte de los bienes matrimoniales del cónyuge fallecido, mientras que el resto de la propiedad separada del cónyuge fallecido se divide de acuerdo a su testamento. Sin embargo, las deudas también se comparten por igual en el matrimonio, y si la deuda pendiente excede el valor de la propiedad compartida, estos bienes tendrán que ser utilizados para pagar las deudas del fallecido antes de cualquier propiedad se pueda transferir al cónyuge sobreviviente.

Las cosas pueden suceder de manera diferente en los Estados de Distribución Equitativa (common law), que examinan una serie de consideraciones para determinar cómo distribuir los bienes matrimoniales en caso de muerte o divorcio. Estas consideraciones incluyen el ingreso de cada cónyuge, la edad del cónyuge sobreviviente, la salud y el potencial de ingresos, la duración del matrimonio, la contribución financiera de cada cónyuge, el nivel de vida acostumbrado, y las necesidades financieras de cualquier dependiente que sobreviva al matrimonio. Las deudas, sin embargo, se dividen de acuerdo con las definiciones legales de propiedad separada y compartida.

Una vez que tenga claro como su propiedad está caracterizada, separada y compartida, así como los requisitos legales de su estado, pueden comenzar a discutir sus deseos para sus propiedades individuales y sus objetivos compartidos para su propiedad matrimonial, incluyendo la tutela para sus niños y / o sus animales, legados particulares de propiedad separada, y un plan de distribución para la propiedad conyugal que ayudará a ahorrar los costos del proceso de sucesión (probate) e impuestos a los beneficiarios en caso de la muerte de un solo cónyuge, así como la muerte menos probable de ambos cónyuges. En todos casos, una planificación cuidadosa, con un buen consejero legal, en el principio de un matrimonio ahorra dinero y angustia en el futuro impredecible.

Para más información sobre planificación de patrimonios para parejas casadas, contáctenos AQUÍ

Comments

No comment found.

Leave a new comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

The information you obtain at this site is not, nor is it intended to be, legal advice. You should consult an attorney for advice regarding your individual situation. We invite you to contact us and welcome your calls, letters and electronic mail. Contacting us does not create an attorney-client relationship. Please do not send any confidential information to us until such time as an attorney-client relationship has been established.